Navidad

¿Qué tal las fiestas?

¡Nosotros hemos disfrutado muchísimo! Paseos matutinos al sol, largos momentos en familia, muchos ratos de calma para sentirnos… Pero también momentos intensos como el de los niños abriendo regalos. ¡Cuánta ilusión y alegría! Es alucinante verlos tan entusiasmados. Cuántas horas de juego y de compartir momentos. Uno de los que más disfruto es ver a Éric jugando con sus primas mayores. Especialmente con la mayor, están forjando un vínculo precioso y les encanta pasar tiempo juntos.

Hoy, por fin, volvemos al orden habitual con una gran sonrisa y recargados para recorrer este nuevo año que nace bajo nuestros pies y se pierde en el horizonte.

Cada día disponemos de 24h… Tú elijes cómo emplear ese tiempo y desde dónde vivirlas: desde la queja o desde la gratitud. Es evidente que cuesta, sobretodo cuando ocurren cosas que nos remueven y parece que deje una estela de negatividad que contamina todo el día. ¡Pero es que el cerebro tiene esa pegajosidad con lo negativo! Sacúdete, toma perspectiva y resetea a través de la respiración y la conexión con tu corazón. Sonríe…

Mi propósito para este año es cultivar la espera, la disciplina y el amor .

¿Te has propuesto mejorar algo este año?

Ayúdame a crecer

Deja un comentario